Bienvenido al sitio web de Schneider Electric

Bienvenido a nuestro sitio web.

Puedes elegir otro país para ver los productos disponibles o ir a nuestro sitio web global para ver la información de la empresa.

Seleccionar otro país o región

    • La tercera opción ante problemas del switchgear

    A worker showing a coworker how to use a multimeter, asset management, energy efficiency

    Los tableros eléctricos tienen dos tipos de componentes que conforman el sistema: pasivos y activos. Los componentes pasivos incluyen elementos como los canales de acero galvanizado, cubrejuntas, barreras, estructuras de bus horizontales y verticales, así como los componentes que conforman la estructura mecánica de los equipos. Los componentes activos clave son los disyuntores o fusibles que forman el sistema de protección contra sobrecargas de corriente.

    En términos generales, la vida útil esperada de los equipos de distribución eléctrica mantenidos según las recomendaciones del fabricante solía ser de veinte años. Claro que en muchas instalaciones los equipos han operado por bastante más de ese tiempo. En muchos de esos casos, puede parecer que los equipos funcionan, pero se registran problemas operativos que deben abordarse.

    Incluso cuando se llevan a cabo planes de mantenimiento preventivo, en ciertos casos la vida útil de los equipos podría acortarse. Los factores que deben considerarse incluyen el entorno operativo y la disponibilidad de repuestos. Pero existen formas de extender e incluso optimizar la vida útil.

    Mito N° 1: Cuando surgen problemas con el tablero de distribución solo es posible mantener los equipos antiguos o reemplazarlos por equipos nuevos.

     

    Ante el dilema de reparar o reemplazar equipos, los gerentes de infraestructura ahora pueden optar por modernizar los tableros de distribución existentes. Como se dijo antes, tanto los componentes pasivos como los activos necesitan ser sometidos a tareas de mantenimiento preventivo de rutina para ayudar a optimizar la confiabilidad de los equipos. Por lo general, los componentes pasivos tienen una mayor vida útil que los activos ya que su estructura suele ser menos compleja.

    Entonces, ¿por qué reemplazar toda la estructura cuando surgen problemas? Una alternativa más viable en términos de costos sería conservar la estructura de tableros y buses, y actualizar los componentes activos por disyuntores de última generación.

    Ofrecemos soluciones de modernización basadas en el reemplazo directo, por un lado, y en la actualización con la modalidad retrofill (reemplazo de disyuntores y de otros componentes funcionales de los compartimentos de potencia), por el otro, para adaptar la más nueva tecnología a los tableros existentes. Estas soluciones se encuentran disponibles para reemplazar una variedad de disyuntores OEM de baja y media tensión. Ambas opciones fueron pensadas para aumentar la confiabilidad, reducir el mantenimiento y aumentar la capacidad de los equipos.

    Reemplazo directo: Los disyuntores de reemplazo directo están pensados para adecuarse, mediante un soporte adaptador, a cualquier gabinete de tablero casi sin modificar la celda de distribución. Las soluciones de reemplazo directo reducen los tiempos de inactividad porque las interrupciones en el suministro del bus de los equipos son mínimas, o inexistentes. Retrofill: La celda de distribución y el bus existentes se reconfiguran para admitir el nuevo disyuntor. Esta opción requiere una interrupción del suministro del bus más extensa porque se está modificando la celda interna.

    Tanto en el caso de soluciones de reemplazo directo como de modernización, se proveen puertas de gabinetes nuevas para combinar con la apariencia de los equipos existentes y de los nuevos disyuntores. Existen modelos para los tableros de los distintos fabricantes.

    Entre los beneficios de actualizar los componentes se incluyen:

    Mayor confiabilidad: Los dispositivos de interrupción de tipo amortiguador o de aire de los disyuntores existentes pueden presentar problemas de confiabilidad; por su parte, los materiales antiguos reducen la confiabilidad de los equipos. Menores costos de mantenimiento: Los disyuntores antiguos requieren mantenimiento periódico y actualización, lo que resulta costoso y lleva mucho tiempo; asimismo, muchos componentes de disyuntores antiguos ya no se encuentran disponibles. Funciones mejoradas: Interrupción de corriente de falla, precisión y repetibilidad de unidad de disparo, disponibilidad de disyuntor para limitación de arcos eléctricos, y disponibilidad de medición y monitoreo de energía y comunicaciones.

    Mito N° 2: El costo es demasiado elevado. Si se reemplazan los tableros existentes, deben considerarse una serie de costos además del precio de compra de los nuevos equipos, como:

    El costo de la demolición y retiro del equipo de alineación de switchgear y las horas laborales correspondientes de los contratistas. La interrupción potencial a los procesos de las instalaciones y al flujo del trabajo durante el reemplazo del equipo. A menos que las cargas de los procesos puedan reubicarse temporalmente durante la destrucción de equipos antiguos y la instalación de equipos nuevos, el costo de la pérdida de producción puede ser considerable. Una consideración que se olvida con frecuencia es la colocación de conductos. Para instalar nuevos tableros (que suelen ser más pequeños que los equipos antiguos u obsoletos) es necesario desplazar los conductos existentes por encima y por debajo de los equipos. Así, puede ser necesario empalmar o reemplazar cables, lo que también suma costos.

    Las soluciones de reemplazo directo o retrofill minimizan esos costos. Además, no se destruyen los equipos existentes. Se minimizan los tiempos de interrupción de la producción; es posible que la inactividad se reduzca al tiempo necesario para quitar de los racks los disyuntores antiguos y colocar las nuevas unidades.

    Las soluciones de modernización eliminan la costosa y demandante tarea de desplazar conductos y reemplazar cables porque no se modifica la superficie que ocupan los equipos. No es necesario tocar los cables, lo que elimina el riesgo de dañarlos.

    Mito N° 3: Si se modifica el equipo, la marca de certificación UL será nula. La marca de certificación UL indica que, al salir de fábrica, el producto OEM cumplía con los niveles de seguridad y rendimiento adoptados en el sector, en general el estándar UL aplicable y el Código Eléctrico de los EE.UU (NEC). Las modificación de los equipos no necesariamente invalida la marca de certificación UL. Muchos productos son diseñados para ser modificados en el campo, como cuando se contempla la realización de perforaciones para conductos.

    Es responsabilidad de la autoridad competente evaluar la aceptabilidad de las modificaciones realizadas en el campo o determinar si tienen entidad suficiente para requerir la visita de inspectores de campo (Field Engineering Services) de UL que evalúen el producto modificado. No es posible que UL confirme que el producto sigue cumpliendo con los requisitos de seguridad necesarios para la certificación a menos que inspeccione particularmente las modificaciones realizadas en el campo. UL realizará una inspección de campo, de los nuevos disyuntores instalados y certificará los equipos en el campo, contra el pago de los honorarios correspondientes.

    En ningún caso se diseñan equipos eléctricos y sistemas de distribución de energía contemplando que recibirán energía de manera permanente sin intervención del propietario. Según cuándo se hayan instalado los tableros y el uso que se les haya dado, el estado de los equipos puede ser muy diverso, desde el funcionamiento satisfactorio hasta el no funcionamiento. La última situación suele presentarse cuando los equipos se acercan al final de su vida útil. Si no se realizaron tareas periódicas de mantenimiento, es posible que las unidades dejen de funcionar satisfactoriamente antes de tiempo, lo que acortaría su vida útil.

    Si bien el reemplazo directo y la actualización con la modalidad retrofill son soluciones de modernización diferentes, permiten alcanzar el mismo resultado final: mayor confiabilidad del sistema de energía y menores costos a lo largo del ciclo de vida de los equipos.

    Argumentos clave

    Entre los factores que se deben considerar al evaluar el ciclo de vida de un switchgear es el entorno operativo y la disponibilidad de las refacciones. Los beneficios de mejorar el switchger son: una mejor confiabilidad, costos menores de mantenimiento y mayor capacidad. La modificación del equipo no invalida la marca UL. De hecho, es posible solicitar una nueva certificación de los equipos tras su modificación, contra el pago de los honorarios correspondientes.

    H.L. (Hal) Theobald, Schneider Electric

    09/18/2013

    Operado con ContentStream®