Bienvenido al sitio web de Schneider Electric

Bienvenido a nuestro sitio web.

Puedes elegir otro país para ver los productos disponibles o ir a nuestro sitio web global para ver la información de la empresa.

Seleccionar otro país o región

    • Cómo ayuda la puesta en servicio a ahorrar energía en los edificios

    City view

    Al igual que las personas, los edificios envejecen y evolucionan desde el minuto uno de su existencia. Independientemente del propósito y configuración inicial de un edificio, éste sufrirá cambios para ajustarse a las reorganizaciones del negocio y a sus nuevos ocupantes. Por ejemplo, secciones completas pueden pasar de un espacio de oficina a uno de almacenamiento, inclusive se puede alterar el sistema de climatización, seguridad, distribución energética y otros de un edificio, lo cual puede afectar el desempeño del edificio. 

    Mientras tanto, avanza la tecnología y lo que una vez fue infraestructura de punta para un edificio se deberá modificar después para ajustarse a las normas actuales. Tomando en cuenta el desgaste del equipo, el resultado de ello puede ser una mala calidad del aire en interiores y costos energéticos mayores. Pero los propietarios de los edificios cuentan con opciones para evitar que la eficiencia decaiga.

    Rejuvenecimiento de las operaciones de un edificio
    La “puesta en servicio” es un proceso que garantiza que un nuevo edificio funcione de acuerdo con las expectativas del propietario y que el personal del mismo sepa cómo operar y dar mantenimiento a los sistemas. La nueva “puesta en servicio” ocurre cuando un edificio pasa por otro proceso de puesta en servicio, desencadenado por un cambio en la propiedad o problemas de mantenimiento. La puesta en servicio puede ajustar la infraestructura y las operaciones y puede generar un edificio de alto desempeño, com ahorros del 5 al 15% de energía.

    Para los ocupantes del edificio, el beneficio más aparente e inmediato de la puesta en servicio es un ambiente más cómodo en el interior. Considerando los ahorros de energía obtenidos, los propietarios pueden mantener un mejor clima, entre los 22º y los 25.5º (72° y 78°F), para que sus ocupantes se sientan en la "zona de comodidad". Los estudios han vinculado la calidad y la temperatura a la productividad, la cual puede reducirse un 2% por cada grado por debajo o encima de dicho rango. Debido a que los salarios son con frecuencia el gasto operativo más alto de un edificio, un cambio en la productividad afecta el resultado.

    La nueva puesta en servicio ofrece varios beneficios
    Aunque el beneficio directo de la puesta en servicio reduce el costo de la energía, los propietarios de los edificios pueden obtener otros beneficios financieros desde el proceso, entre ellos:

    • Identificación de los problemas en la operación del sistema, control y mantenimiento
    • Asistencia en la planeación a largo plazo y grandes presupuestos de mantenimiento
    • Menor desperdicio de energía y validación de la eficiencia del equipo que consume energía
    • Menores costos de mantenimiento y fallas prematuras en el equipo
    • Documentación mejorada, la cual acelera la resolución de problemas y reduce el costo de mantenimiento
    • Menor riesgo operativo del edificio
    • Mejor capacitación que eleva los niveles de habilidades y aptitudes del personal para ofrecer un mejor servicio a los clientes y ocupantes

    Proceso de puesta en servicio en 5 pasos
    Antes de lanzar una iniciativa, los propietarios deberán determinar si es necesaria una nueva puesta en servicio. Cualquier edificio que haya sufrido cambios en la infraestructura (construcción, divisiones o modificación de sistemas) es un candidato. Los edificios que han operado por meses o años sin un diagnóstico detallado también califican.

    Los nuevos edificios también requieren del escrutinio, puesto que las tolerancias menores en su diseño mecánico de acuerdo con los códigos actuales de energía y ventilación podrían orillarlos a consumir más energía cuando no hay un sistema de monitoreo o mantenimiento.

    No obstante, los mejores candidatos podrían ser los edificios que cuenten con un sistema computarizado de gestión de edificios (BMS), puesto que la inversión en la tecnología del sistema ya existe, pero se podría estar desperdiciando.

    El personal interno o el proveedor del sistema BMS deberá seguir los siguientes pasos de nueva puesta en servicio:

    1. Evaluación del sitio: Revisar el uso de energía y evaluar el funcionamiento de los sistemas del edificio en comparación con su diseño original; analizar las condiciones del equipo, identificar los problemas y prácticas de mantenimiento.
    2. Pruebas y definición del alcance: Identificar los diagnósticos requeridos junto con las reparaciones y costos simples; evaluar las deficiencias a largo plazo y los costos de la reparación.
    3. Priorización de las mejoras: Dimensionar el costo de alguna de las mejoras sugeridas en comparación con las circunstancias y metas del propietario.
    4. Implementación de las mejoras acordadas: Determinar si el personal interno, un proveedor del sistema BMS o algún otro especialista tercero deberá concluir algunos cambios.
    5. Verificación de los resultados: Equilibrar el costo de medir los resultados con el beneficio de la información; opciones para el rango de medición desde un simple cálculo hasta el monitoreo de todas las instalaciones.

    Mediante un proyecto modesto de nueva puesta en servicio, los propietarios de edificios pueden mejorar el desempeño de las instalaciones y reducir los costos de la energía, inclusive hasta en un 15%, y mejorar la comodidad en interiores, lo cual puede contribuir a una mayor productividad y mejores resultados.

    Descubra la manera en que la puesta en servicio ahorra energía en edigicios con este artículo técnico de Schneider Electric.
    Más información