Bienvenido al sitio web de Schneider Electric

Bienvenido a nuestro sitio web.

Puedes elegir otro país para ver los productos disponibles o ir a nuestro sitio web global para ver la información de la empresa.

Seleccionar otro país o región

    • ¿Cómo puede un laboratorio ser eficiente en términos energéticos y cumplir con las normas?

    Default Alternative Text
    Al compararlo con un edificio de oficinas, el laboratorio promedio utiliza 10 veces más energía por pie cuadrado.

    La misión de un laboratorio es realizar investigaciones; sin embargo, como con cualquier empresa, la eficiencia energética afecta el resultado. Al estar frente a la doble exigencia de reducir desperdicios de energía y cumplir con los estrictos requerimientos reguladores, los gestores de laboratorios llevan una carga única.

    ¿Por qué es importante la eficiencia energética?
    Al compararlo con un edificio de oficinas, el laboratorio promedio utiliza 10 veces más energía por pie cuadrado. La Agencia de Protección Ambiental estima que reducir el uso de energía en los laboratorios en un 30% disminuiría el consumo nacional de energía en 84 billones de Btu. Ése es un ahorro de energía equivalente a retirar 1.3 millones de automóviles de las autopistas.

    Los gestores de laboratorios reconocen la necesidad de la eficiencia energética, pero se les complica comenzar el cambio, en parte porque la mayoría de los laboratorios carecen de un método estándar para reducir el uso de energía y los costos.

    El enfoque exitoso basado en el ciclo de vida de la gestión energética
    Ya sea que el trabajo en un laboratorio incluya agentes biológicos posiblemente peligrosos o la investigación sobre animales, la eficiencia energética es un reto común. Al lanzar un programa de gestión energética, un laboratorio puede acumular ahorros energéticos sin poner en peligro el cumplimiento o las normas de seguridad.

    1. 1. Auditar y medir el consumo de energía Primero, se pueden recabar los datos al monitorear y medir el uso de energía de todos los tipos de servicios: gas, electricidad, vapor, agua caliente y tibia, y aire comprimido. Después, se puede establecer una estrategia de medición para registrar el consumo de energía y recabar información operativa. Los datos determinarán el «cómo, dónde y cuándo» de la huella energética de un laboratorio.
    2. 2. Solucionar problemas básicos: Los datos recabados y el monitoreo continuo permiten a un laboratorio emplear soluciones de bajo costo y alto rendimiento para detener el desperdicio descarado de energía. Por ejemplo, hacer actualizaciones para emplear iluminación de bajo consumo de energía, trasformadores de pérdidas bajas, y motores de alta eficiencia es una manera rápida de reducir el consumo de energía. Más allá de los mecanismos, el comportamiento humano desempeña un papel. Conseguir la cooperación del personal, por medio de capacitaciones, procedimientos o incentivos, mejorará la eficacia de un programa de gestión energética.
    1. 3. Optimizar por medio de automatización y regulación: Mantener el entorno adecuado en un laboratorio es imprescindible para la seguridad, el cumplimiento, y éxito de las investigaciones, lo cual hace la reducción de consumo de energía un reto mayor. Sin embargo, es posible utilizar tecnologías de automatización para corregir controles de calefacción, enfriamiento, y humedad que operan fuera de los límites de eficacia. Además, integrar sistemas de laboratorio con los sistemas de automatización de edificios proporcionará eficacia y ahorros considerables.
    2. 4. Monitorear y mantener para una mejora continua: Un sistema de gestión energética exitoso puede proporcionar hasta un 30% en ahorros energéticos; sin embargo, es posible perder el 8% de esos ahorros anualmente sin el mantenimiento adecuado. Los sistemas de automatización monitorean y reportan los errores; sin embargo, analizar problemas complejos y el desperdicio de energía requiere experiencia. Es posible que los gestores de laboratorios se apoyen en expertos internos o acudan a una agencia externa; de cualquier modo, es importante realizar un mantenimiento continuo para maximizar los resultados.

    Los logros iniciales de eficiencia pueden verse afectados sin un monitoreo y mantenimiento adecuados.

    La prueba está en las cifras
    La mayoría de los sistemas de extracción en los laboratorios están programados para operar de manera constante a altas velocidades, por medio del uso de puntos de ajuste conservadores para adaptarse a los peores casos posibles de condiciones de aire externas y contaminantes de aire internos. Con un monitoreo adecuado para garantizar la calidad segura de aire, se pueden establecer más puntos de ajuste de eficiencia energética y se pueden desarrollar sistemas para operar de manera flexible y disminuir el consumo excesivo de energía cuando no es necesario.

    Por ejemplo, un laboratorio fue capaz de reducir el consumo de energía relacionado con la extracción en un 10% de los niveles anteriores al utilizar un sistema montado de volumen variable de aire, VAV, con control de anemómetro. ¿El resultado? Ahorros anuales de $81.000 y una bonificación de un reembolso de $90.000 de empresa de servicios.

    La gestión energética no es un proceso fácil; requiere tiempo y esfuerzo. Sin embargo, los laboratorios que adoptan el enfoque basado en el ciclo de vida de la gestión energética obtienen ganancias en los costos reducidos de consumo de energía, eficiencia mejorada y sostenibilidad a largo plazo sin poner en peligro la seguridad de los empleados.

    Obtenga más información sobre cómo implementar el enfoque de ciclo de vida de gestión de la energía: Descargue el White Paper, "Cuatro pasos para mejorar la eficiencia eléctrica en los laboratorios"
    Más información